Así estuvo nuestro II Festival de Derechos Humanos

¿Quién fue Henrietta Boggs? Esta es una pregunta que difícilmente un costarricense podría responder hoy en día, a diferencia de contestar quién fue su esposo: el ex presidente don José Figueres Ferrer.

Al igual que muchas de las compañeras de grandes líderes del país, la historia de doña Henrietta, su relato y su participación en momentos decisivos del país han sido poco conocidas. Existe un documental en que ella misma va narrando muchos de estos aspectos. Esta película se llama “Henrietta Boggs, primera dama de la revolución” y fue producida por la empresa Spark Media.

Como parte de nuestro II Festival de Derechos Humanos, que dedicamos al tema del derecho a ser migrante, decidimos proyectar este documental en pantalla grande ante miles de estudiantes de colegios públicos y privados. Pero eso no fue todo: tuvimos el privilegio de tener con nosotros a doña Henrietta en la inauguración, quien a sus 101 años posee una lucidez y un espíritu envidiables.

Casi 4 mil estudiantes de colegios de todo el país tuvieron la oportunidad de conocer esta historia de vida y con ello repasar importantes temas, como la Guerra de 1948, sus causas y consecuencias; reflexionar sobre la importancia de la participación política de las mujeres y del aporte que los migrantes hacen a las nuevas sociedades a las que se insertan.

Durante diez mañanas, llegaron los buses repletos de chicos y chicas de todas las provincias del país,  la mayor parte de ellos, becados por nuestra Asociación Cultural Teatro Espressivo.

La experiencia fue impresionante al constatar como la película iba cautivando a los adolecentes al paso de la proyección. El silencio o las oportunas expresiones iban apropiándose de la sala, como testimonio real del interés de la joven audiencia.  Además, al final cada participante recibió como obsequio el libro autobiográfico de doña Henrietta, “Casada con una leyenda”, base para el guion del documental.  Este acto dio la oportunidad de que el libro pase de mano en mano, por todo el país y entre los miembros de las familias que se beneficiaron. Además, obsquiamos un ejemplar a la bibliteca de cada institución educativa participante.

Además de estas proyecciones, pusimos en escena dos de las obras más emblemáticas producidas y/o presentadas en el Teatro Espressivo: “La Nica” y “La Construcción del Muro”.  Cada fución tuvo al final un espacio de diálogo entre la audiencia y los actores sobre los fuertes temas que estas obras plantean. En el caso de “La Nica” también tuvimos funciones para 310 estudiantes del IPEC de Liberia.

Todo este trabajo fue parte de lo realizado este mes en nuestros programas “Vamos a Espressivo” y “Espressivo para Todos”, por medio de los cuales compartimos arte y cultura para reflexionar, sentir y empatizar, en este caso a través del teatro, el cine y la literatura. Muchas gracias a todas las personas que colaboraron para que este hermoso festival fuera posible, esperamos seguir reuniendo aliados para próximas ediciones.